domingo, 20 de noviembre de 2011

SIn derechos no deberes

Las pasadas elecciones autonómicas dije que no iba a votar. Pero entonces ocurrió la movilización del 15M y algo se me movilizó también por dentro. Al final voté a los verdes. Al dia siguiente me entero de que en Valencia ganaba el PP con mayoría absoluta, un gobierno con cientos de críticas a sus espaldas, una Copa América ruinosa, un hospital inaugurado a trompicones donde se caen los techos y un President procesado por el caso Gurtel. ¿Ese es el criterio con el que se vota en España? Me arrepentí tanto de haber participado en la "fiesta de la Democracia", como dicen en la tele, me avergoncé tanto de este país, que me prometí no volver a votar hasta que las cosas cambiaran de verdad.
Hoy no he votado. No tengo derecho a una vivienda digna, no tengo derecho a un trabajo digno, pago por estudiar en una universidad pública, pago un seguro médico porque mi salud, lamentablemente, no se puede permitir el lujo de esperas interminables para diagnosticos, pruebas y resultados de pruebas.
Si no tengo derecho tampoco quiero tener deberes. Me da igual quien gane, no me creo nada. Si se han querido cargar el concepto de democracia en una persona que nació en una dictadura, vivió la transición y la llegada de la libertad lo han conseguido.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Sospechosamente light

El estribillo de un tema de Calamaro dice que "hay días sospechosamente light". Cuando una está acostumbrada a que le vengan por todos lados lo menos que puedes hacer es sospechar de una racha más o menos buena.
Tema de la casa resuelto ( y muy bien resuelto), trabajo (no muy abundante pero más de lo que esperaba), salud aceptable, deudas saldadas (aunque la economía familiar sigue muy débil).
Parece que la vida me da un respiro por un rato. Que siga, por favor. Aunque sea poco a poco, pero nunca para atrás.
Voy a retomar este abandonado blog ahora que tengo menos problemas.

viernes, 3 de junio de 2011

Estafados de rebote

Nunca en mi vida me habían estafado o robado o timado. Eran conceptos ajenos a mi existencia que sencillamente observaba como espectadora en programas de televisión. Desde esta semana no puedo decir lo mismo. No es que me hayan estafado directamente, más bien han sido los daños colaterales de una estafa a Catalunya Caixa, pero por supuesto la mierda me ha salpicado en toda la cara.
En agosto del año pasado,  los que me leen, recordarán lo afanada que estaba en la búsqueda de una casa para por fín alejarme del querido Benidorm y vivir en algún sitio más digno. Tras muchas casa visitadas y muchas horas pegada a las webs de mercados inmobiliarios, al fín di con la casa. En el anuncio de El Idealista se indicaba que la casa era propiedad de una entidad bancaria. Envio una solicitud de información y a las pocas horas se pone en contacto conmigo una empresa llamada Procam que gestiona los activos de la caixa, vamos los embargos. Me informan de que me llamará el agente que tienen destinado en la zona de Alicante para ver la casa y gestionar todo los demás. A los dos días me llama el agente para concertar una cita y visitar la propiedad, el tio venía de Elche y nunca vimos su oficina, siempre venía él para todo. Acordamos alquilar una de las propiedades que visitamos con unas muy buenas condiciones y nos dijo que tenía que negociar con el banco el precio del alquiler, que haría diferentes ofertas para ver cual aceptaban y esa sería la renta, explicó que era lo habitual en el caso de propiedades de bancos. A los pocos días me llama para decirme que le han aceptado el alquiler en 500€, con dos meses gratis porque la casa necesitaba unas reformas y una opción a compra que nosotros hariamos cada año hasta acordar un precio del cual se descontarían todos los alquileres pagados. Aceptamos y le hicimos una entrega de 250€ en concepto de señal. Nos entregó las llaves y acordamos la firma del contrato para el 1 de octubre y así avisar con un mes de antelación a nuestro casero de entonces. Todo perfecto, durante ese mes pintamos la casa, limpiamos el jardín, arreglamos la cocina, etc... Se acercaba el dia 1 de octubre y no teniamos noticias, la semana última de septiembre le comunico que tenemos que dejar el piso y trasladarnos a la casa, que preparen el contrato. Me dice que nos mudemos, que nos darán la luz y que en unos días se firmará el contrato. Nada. Empiezan las excusas, que si la caixa se ha fusionado y llevan mucho retraso en el tema de los contratos, otro dia me dice que vendrán de Valencia a firmar unos cuantos de esta zona, tampoco. Mientras pasa este tiempo no paramos de enviar documentación a otra inmobiliaria de Valencia de la caixa, pedían de todo, yo creo que menos las partidas de nacimiento y el libro de familia les mandé todos los papeles que tenía en casa. Poco antes de Navidad me dice que si me llaman de Valencia y me preguntan si tengo las llaves de la casa diga que no. Me quedé de piedra...pero si llevamos dos meses y medio viviendo ahí, inviertiendo dinero en las reformas! Tu no te preocupes que mientras no lo sepan no teneis que pagar nada. Pero es que yo quiero pagar mi alquiler, y tener mi contrato y empadronarme para poder ir al médico, votar, etc... El de Elche se mostraba siempre comprensivo y ponía verdes a Caixa Catalunya, pero nada más. En Enero, la última conversación que tengo con él, me dice que se desentiende, que hable con los de Valencia y que me van a pedir un aval. Un aval para un alquiler de 500€. A partir de ese momento le expongo el problema a un abogado compañero de mi padre. Se lleva las manos a la cabeza cuando le cuento todo, en especial el tema del aval. Aquí empiezan a pasar cosas raras. Un dia me dicen que me cortan el agua, yo estaba al dia en recibos pero el año anterior a nuestra entrada no se había pagado nada. Pagamos más de 100€ por un consumo que no hemos hecho para que no nos corten el suministro. Otro día me cuenta el vecino que han venido a cambiar la cerradura y soldar la puerta  dos cerrajeros con un tio del banco, que les avisó que en la casa vivía gente y los cerrajeros se echaron atrás, menos mal, si no esa noche acabamos todos en el cuartelillo. Otro dia investigando por mi cuenta, encuentro en la web de Procam el anuncio de mi casa, con dirección y todo y un alquiler de 460€. Tanta negociación para dejarlo en 500 y resulta que el alquiler original era de 460. Tampoco hemos sabido todavía el precio de venta de la casa, así que no entiendo para que hay una opción de compra sin precio. Con todo el asunto ya en manos de mi abogado empieza a salir la mierda. El tio de Elche estafó a Catalunya Caixa junto con la agencia de Valencia, el banco no sabe nada de nosotros, ni ha recibido un  sólo documento de los que yo envié ni que la casa estaba habitada. Hay más de quince casos como el nuestro en la zona de Alicante, pero a pesar de todo hemos sido afortunados. Sólo le entregamos la señal de 250€. A otros clientes les pidió más de 1.000€ y una cuenta de la caixa para ingresar todos los meses los alquileres, que en realidad era una cuenta personal suya. Ha desaparecido con todo. Ahora estamos a la espera de que nos hagan de una vez el contrato y nos compensen la inversión de dinero para habilitar la vivienda por los meses de alquiler que no pudimos pagar. También nos tendrán que decir si el alquiler es de 500 o 460€. Mucho cuidado con el tema de las casas embargadas, etc... se está haciendo negocio y no son ningún chollo. Aunque sean propiedad del banco, la hipoteca no te la dan sino das una entrada del 10% del valor y aún así es dificil. Hay mucho especulador detras de todo esto que llaman "fondos buitre". Nosotros al final hemos sido sólamente "salpicados" pero los meses de intranquilidad que estamos pasando sin saber si nos podemos quedar o no en la casa, eso no se compensa con nada ni se demuestra con ninguna factura. Igual un dia de estos salimos en Comando Actualidad o Diario de.

viernes, 20 de mayo de 2011

Ya no

Ya no compro discos, ni libros, ni películas, Fnac debe echarme en falta, pero no tengo dinero más que para pagar un servidor de descargas y una línea ADSL. ¿De veras pueden creer los dirigentes que prefiero descargar todo el material de Internet a comprar discos originales, vinilos o películas perfectamente colocadas en un estuche?
Ya no voy al cine. Se ha convertido en un acto social que se sale de mi presupuesto. Recuerdo cuando ibamos los domingos al cine por la tarde a ver cualquier cosa por aburrimiento, como una opción fácil ante la falta de planes mejores. Todo el mundo podía ir al cine, era algo asequible. ¿De veras creen que preferimos ver un estreno pirateado, en casa comiendo palomitas de microondas?
Ya no salgo a comer, a cenar o de copas. Mi vida social se ha limitado a reuniones en mi casa o en casa de mis amigos. ¿De veras creen que preferimos ir a comprar, preparar la cena y fregar los platos a reunirnos en bares y restaurantes?
Ya no me compro ropa. Tampoco tengo dinero para renovar vestuario por muy barato que sea en las grandes cadenas textiles, sólo lo imprescindible y necesario.
Ya no contrato a nadie para reformas o reparaciones en casa. Me apaño con mis pocos conocimientos de bricolage y los videos de youtube de bricomanía.
Ya no voy al gimnasio. Paseo y corro por el parque y practico senderismo en la montaña.
Ya no voy a gabinetes de estética. Se acabó la pedicura y las limpiezas faciales bien hechas. En casa y saliendo del paso como podemos.
¿De veras creen que así se puede levantar la economía de un país?
Estas actividades enumeradas en el post eran frecuentes en mi vida, también pagaba un alquiler y un coche y me daba caprichos de vez en cuando. Trabajaba y ganaba 150.000 pts, que luego se convirtieron en 900 €. Y podía hacer tooooodo eso.
Ya no.

martes, 22 de marzo de 2011

Ser gilipollas o la teoria de como pedir un sandwich con el pan aparte

Todavía me encuentro en estado de shock desde el domingo a mediodia. Después de tantos años de idas y venidas por bares, restaurantes y comidas en grupo creía haberlo visto todo. He comido con vegetarianos que modifican un plato para no ingerir nada que provenga de cualquier animal, con diabéticos, hipertensos, celiacos y otras enfermedades que les obligan a solicitar un cambio especial en los menús. Con niños que piden tres o cuatro cosas y luego no se comen ninguna, con embarazadas que no pueden beber nada con gas, o con alcohol o demasiado azúcar. He compartido mesa con gente que come muy poco, o que comen tanto que hasta se terminan los platos de los demás. Pero lo del domingo me superó. El hecho ocurrió en un restaurante cafetería de la playa en Benidorm. La carta presentaba tal cantidad de platos diferentes que era dificil elegir que comer. En el momento de tomar la comanda la camarera, uno de los comensales se decanta por un sandwich Club (ensalada, queso, bacon y huevo) pero solicita si se lo pueden servir sin pan. Se hace el silencio. Todas las miradas se dirigen hacia el extraño comensal, que lleva un buen rato hojeando la carta con cara de asco. La camarera no reacciona. El comensal explica que los componentes del sandwich le gustan pero no se los imagina entre pan. Lo quiere todo en un plato. La camarera parece que va coordinando ideas y le ofrece la posibilidad de pedir una ensalada, las había con pollo, jamón, huevo....o un plato combinado con algo de ensalada. Todos seguimos mirando y agradeciendo la ayuda de la empleada en ese terrible trance, siempre en silencio, claro. El comensal agrava aún más su gesto de desdén y se niega a aceptar la ayuda. Quiere el sandwich sin pan. La camarera, ya con mala cara, dice que preguntará en cocina. Mientras regresa otro comensal intenta razonar explicando lo raro que va a quedar ese sandwich sin pan y que es lo mismo si pide un plato combinado. Nada que hacer. La camarera regresa con la solución: se servirá el sandwich sin pan, pero no es lo normal. En un último esfuerzo para superarse y creyendo así "facilitar" las cosas dice que le pueden poner el pan aparte. Y así fue como le sirvieron un plato con un puñado de lechuga, una loncha de queso y un huevo frito encima y otro plato con dos tostadas de pan bimbo. Que por supuesto engulló con la misma cara de asco que le acompañó toda la comida. De postre tomó fresas con nata, y todos respiramos tranquilos cuando pidió eso exactamente, y no con las fresas  o con la nata aparte. De algo estoy segura, el escupitajo del cocinero iba en el sandwich sin pan, y el de la camarera en el café.
Esta anécdota de la que ahora me rio, pero que ayer me hizo pasar un mal rato, me ha traído a la cabeza la broma que siempre hace mi querido Micropene a los postres: "camarero por favor, para mí una tarta al whisky, pero me la trae sin tarta y con dos hielos".

viernes, 18 de marzo de 2011

La mensajera del más allá

El sábado pasado, aburrida en casa, mientras caía el diluvio de Noé en la calle, me encuentro con un programa bastante paranormal, no anormal como otros, sino paranormal. Una señora inglesa, de físico y maneras muy inglesas, pero de las inglesas cursis de rostro empolvado y aroma a fragancia de rosas, no de las guiris borrachas que despiden su soltería en Benidorm a golpe de chupito y stripper, hablaba con muertos. Pero no con muertos cualquiera, eran espíritus del más allá que se acercan al plató a comunicarse con el familiar allí sentado. Pero no un familiar normal, el Cordobés y las hijas de una periodista famosa fallecida escuchaban emocionados el mensaje de su pariente aparecido. La señora inglesa, que por lo visto es medium, explica al familiar como es la persona que se le acerca y le transmite lo que le dice y lo que le enseña. Parece que esta señora no conoce de nada al familiar, al vivo, ni habla con ellos antes, ni nada, por lo tanto las tremendas intimidades que cuenta se ve que se las dicen los espíritus realmente. Ella sonrie todo el rato, con cara de decir: "voy a transmitir paz a esta gente", mientras suavemente va relatando todo lo que le dice el familiar, el muerto, en (y ahora viene lo bueno) inglés. El presentador va traduciendo todo al español para que se entere la peña. No voy a entrar en el tema de me lo creo, no me lo creo, cada uno es libre de pensar lo que quiera y además son temas de esos que me dan como pereza, para mí la cuestión es otra:

- primero: es una medium que no pone los ojos en blanco, no sufre convulsiones, ni emana ectoplasma. ¿será por su acentuada flema inglesa?

- segundo: los espiritus se comunican con ella en inglés, pero todos son españoles y no tienen porque hablar esa lengua, en especial la abuela del Cordobes no me la veo, vamos. ¿Es que en el más allá se habla inglés? ¿Que piden un B1 o un First Certificate? Va a ser verdad que con el inglés se va a todas partes.

- tercero: la medium describe al familiar, al vivo, objetos o fotos que lleva consigo el espíritu, pero que casualmente, también se encuentran en su casa. ¿Como es esto? ¿Va el espíritu hasta la casa a coger todo y enseñarselo a "Miss Moira"? ¿Lo devolverá después de la sesión?
¿Hay alguien por ahí con poderes paranormales que me pueda ayudar?

martes, 8 de marzo de 2011

Frecuencia Modulada

Soy muy adicta a la radio. Antes me acompañaba en el coche y en casa y ahora gracias al móvil y al mp3 me acompaña donde vaya. Siempre se comentan las pelis que vemos, las series de la tele a las que nos hemos enganchado o las horas perdidas que pasamos haciendo zapping con el mando, pero no así los programas radiofónicos. La tele me aburre mucho. Puedo pasar un buen rato cambiando de canal, de un lado a otro, entre la amplia oferta del TDT, y no encontrar nada que me guste.  Con la radio sólo necesito mover las ondas un par de veces para que alguna sintonía, comentario o noticia atraiga mi atención y me haga detenerme. Puedo estar una hora entera escuchando cualquier programa de Radio 3 y gustarme cada una de las canciones que han pinchado, una tras otra. Puedo evadirme del mundo que me rodea cuando voy en el coche simplemente escuchando Radio Clásica. Ya no importa el tráfico o las caras de la gente que veo por la ventanilla, conducir se convierte de repente en un placer. He estado en lo alto de una montaña, lejos de cualquier sitio, escuchando la radio. Y eso me parece mágico. Es algo pequeño pero muy grande a la vez. He conocido lugares donde nunca he estado y reconocido y aprendido más de lugares que conozco escuchando Gente Viajera en Onda Cero. Sin imágenes y viendolo todo en mi mente perfectamente. Y todo esto mientras estoy cocinando. Programas de cine, literatura, entrevista interesantes donde no interrumpe un cómico o un corte publicitario. A pesar de tantos avances técnicos como hemos vivido en la última década a mi me sigue sorprendiendo poder pasear con mi perro mientras desde mi teléfono alguien me cuenta las noticias o me regala una canción o me recomienda un libro.
Que no se pierda nunca.

Juan de Pablos, un mito